Índice de gastos logísticos

Autor: División de Transporte, Banco Interamericano de Desarrollo

Durante los últimos años, académicos, investigadores y profesionales han trabajado en metodologías para medir el desempeño logístico. La logística es un componente central del proceso productivo, y abarca toda la cadena de suministro. Los indicadores de desempeño son clave para evaluar el sistema logístico y determinar su eficiencia. En América Latina, la ineficiencia de las cadenas de suministro, y en particular del desempeño logístico, dificulta la competitividad. En la actualidad, los costos logísticos representan entre 18% y 35% del valor del producto final, cifra que supera la que registran los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es de 8%. Calculados como porcentaje del producto interno bruto, los costos logísticos en América Latina y el Caribe superan entre 50% y 100% los de los países de la OCDE. Por ello, uno de los principales motivos para medir el desempeño logístico es reducir los costos de la logística.

Los indicadores de desempeño logístico pueden ser evaluados de varias maneras, según su propósito. Sin embargo, en general caen en una de dos categorías: 1) indicadores de costos, que muestran los costos incurridos en la realización de las actividades logísticas, y 2) indicadores de servicios, que muestran los resultados de las actividades logísticas.

Hasta la fecha, los estudios satisficieron solo parcialmente la demanda de medir los costos logísticos. Algunos países hicieron estudios nacionales para ocupar este vacío y proponen metodologías diversas para medir los gastos en logística. Países de ingreso alto, como Alemania, Francia, Suiza y Finlandia, han creado metodologías adaptadas a sus contextos nacionales. También se han hecho unos pocos intentos de agregar los costos logísticos a partir de datos de las cuentas nacionales en Estados Unidos, Canadá, Suecia y Noruega, pero también en países como Brasil, Tailandia y Sudáfrica (Rantasila y Ojala, 2012). Estas metodologías han sido probadas a nivel nacional, pero aún no se ha definido una que pueda comparar consistentemente el desempeño entre países.

El Observatorio Regional de Transporte de Carga y Logística del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) impulsa un índice de gastos logísticos que a nivel macro combinará costos que puedan medirse como i) porcentaje de las ventas o la facturación (agregadas), ii) porcentaje comparable con el nivel de producto interno bruto (PIB), o iii) costos absolutos; mientras que, a nivel micro, medirá costos expresados como ventas o porcentaje de ventas de las firmas y considerará el cálculo del costo logístico de los negocios.

El Observatorio Regional del BID ha hecho un repaso exhaustivo de las metodologías y encontró algunas que miden a la logística en relación con el PIB (en Sudáfrica, Estados Unidos, Canadá, China, Suiza, República de Corea, Países Bajos, Alemania, Marruecos y Suecia), y otras que la calculan como un porcentaje de las ventas o la facturación (en Estados Unidos, Europa, Alemania, los países bálticos, Finlandia, Noruega, Francia, Colombia y Japón). Los estudios que calculan los costos logísticos como porcentaje del PIB usan estadísticas macroeconómicas para llegar a los costos logísticos agregados; los costos logísticos como porcentaje de las ventas o la facturación se calculan con datos recogidos mediante cuestionarios. De estos, la metodología y el cuestionario Davis son los más abarcativos.

Aunque varios estudios miden los costos logísticos, las comparaciones entre países son difíciles. Un repaso de la bibliografía muestra los cálculos y las comparaciones de los sistemas logísticos nacionales. En la actualidad, surgen dos categorías de comparación. En la primera, las comparaciones se basan en recursos, actividades, o la combinación de ambos (insumos). En la segunda, las comparaciones se basan en dimensiones del desempeño (productos). Un ejemplo de la primera categoría es el Anuario de la competitividad mundial, que publica el Instituto Internacional para el Desarrollo Gerencial (IMD, por sus siglas en inglés). Esta publicación clasifica y analiza anualmente el apoyo de los entornos nacionales en las capacidades competitivas de las empresas (IMD, 2000). Otro ejemplo en esta categoría son las comparaciones entre sistemas logísticos nacionales (Bookbinder y Tan, 2003). Un caso de esta segunda categoría es la línea de investigación sobre los cálculos de gastos en América del Norte, Europa, la cuenca del Pacífico y América del Sur que hizo la Michigan State University (Bowersox 1992; Bowersox y Calantone 1998; Bowersox, Calantone y Rodrigues 2003; Rodrigues, Bowersox y Calantone 2005). Esta línea de investigación considera como medida de desempeño los gastos nacionales en actividades logísticas para un subconjunto de países representativo del mundo.

Un hueco importante de la bibliografía que un índice de gastos logísticos llenaría es el análisis detallado de la relación entre factores basados en los recursos (la primera categoría) y factores basados en el desempeño (la segunda categoría). Este hueco dificulta entender cómo interactúan estos factores y cómo juntos afectan el desempeño logístico nacional. Además, la revisión de la bibliografía también señala la necesidad de marcos conceptuales exhaustivos relacionados con los sistemas logísticos nacionales.

La metodología que está definiendo el Observatorio Regional subraya que estas dos perspectivas deben combinarse para un cálculo más equilibrado y preciso del índice de gastos logísticos. Las metodologías disponibles para los abordajes macro y microeconómicos se consideran y analizan para evaluar su utilidad en relación con la metodología propuesta. Como parte de esta estrategia en dos frentes, la metodología identificará los principales factores y variables que explican la correlación entre abordajes macro y microeconómicos para llegar a un índice consistente.

El índice de gastos logísticos propuesto ayudará a medir y dar seguimiento a los principales factores detrás de los costos logísticos, y a su incidencia en el desempeño general. Contar con índices detallados y a nivel nacional sobre costos y desempeño debería ayudar a que los investigadores y los responsables de políticas entiendan mejor la relación entre los factores de recursos nacionales, los gastos logísticos y el desempeño nacional.